AYOTZINAPA

 

 ayotzinapa

Lágrimas cortan la piel por donde pasan
inundan las doce fosas encontradas, arrasan lo insensible
se adentran en el mar de los números, claman justicia
buscan en la basura un trocito de vida, un suspiro inocente
que les nombre… que les regrese a la vida sencilla
Y son lamentos, quejas, clamor de familiares
pueblo oprimido, trabajadores, hombres curtidos por el sol y la tierra
que tan sólo quieren ser maestros… ¿Por qué se lo prohíben?
Las milpas lloran, mezclan sus lágrimas
con flores, es barro el sentimiento, entre los surcos
quedan los sueños rotos, cortados a guadaña por la fuerza
de los  poderes ocultos que rechazan el orden
y les molesta la cultura…
Las Palabras lloran, reclaman la promesa, el compromiso
la voz libre del sueño en lo sensato. ¿Qué mal hicieron ellos?
¿A qué monstruos les estorba la pedagogía?
Está llorando el Águila, ya no triunfa el espíritu
Llora el Sol, la Serpiente se arrastra hacia el Nopal
La Tuna gime entre el veneno, la corrupción la anega
Las víboras revisten la piel de sus fortunas
tramas aparejadas, artimañas del rencor muerden el aire;
redes y monopolios explotan a los pobres
y son grandes poderes creando violencia.
El uso de la fuerza, la creación del miedo
invaden el espacio de los inocentes
Hoy los murales lloran, lloran sobre las víctimas
con Cabañas, con Genaro Vázquez Rojas
con Hidalgo, Morelos, Zapata, Villa,
con la gente  campesina, explotada, malherida
que quiere cultivarse y no la dejan
gente honesta, limpia, desde su creativa identidad.
¿Qué malditas arpías destruyen la ilusión de ser maestro?
Desconsuelo de un viento que es tormenta
Y los valores lloran y la entereza es lucha de combate
frente “al extraño enemigo”
El ombligo de la luna llora, sus lágrimas cubren mundos
Y llora, llora “el colibrí del sur”. Llora la raíz del maguey
Lloran los niños que no saben por qué estamos llorando
Y lloramos como lloran los maizales por los cuarenta y tres
y llenas están de lágrimas las doce fosas encontradas
y seguimos llorando por los no descubiertos todavía
y los ochenta y cinco mil asesinados
y los ocho mil desparecidos
y los casi treinta mil homicidios denunciados
y los  once millones de hogares con una víctima del crimen
entre los brazos…
Llanto por las mujeres y los emigrantes asesinados
Lágrimas que claman justicia y nos cortan la piel por donde pasan
Violencia, crimen, asedio, desapariciones, martirios…
y sólo siete torturadores condenados por la justicia mexicana
Estoy llorando con las víctimas y no puedo
no puedo y no me cuadra
la rima de los versos…

 

©Juie Sopetrán

10548223_10152725024656832_4642741459590190849_o

Ayotzinapa (1)

~ por Julie Sopetrán en 12 noviembre, 2014.

 
A %d blogueros les gusta esto: