EL TRONCO QUEMADO

 Inspirado en “Cenizas” Cuadro de Edvard Munch (1894) Oleo sobre lienzo
Quiero gritar, quiero decir que estoy temblando de ira
Que la muerte me hiere que el dolor me sacude
Y siempre, siempre haciéndote la víctima
Displicente, apático, descontento con todo, acongojado
Das la impresión del bueno, del sublime, del que sufre
Y eres lo hipócrita, lo cobarde, lo superficial,
Lo que me puede
De rabia y de tormento
Y yo, yo soy la abatida, la atormentada, la que expresa
La emoción más brutal, más delirante
Me estalla la cabeza, me ametrallan tus palabras necias
Tu silencio, tu indecisión, tu ausencia inalcanzable
Si al menos confesaras que te fuiste con ella
Si al menos me dijeras lo que eres
Si pudieras ponerte de pie y mirarme a los ojos de frente
Y viera cómo se tambalea tu desequilibrio físico, mental
Si compartieras tu angustia interior y me gritaras
Eso me falta, tu grito mortal para desintegrarme
En tu queja
Si sacaras de tu calavera lo más trágico,
Lo más delirante
El temor, la obsesión, la enfermedad, tu muerte
Tu asquerosa muerte diaria ¿De amor?
Tu vida no vivida que me mata a golpe de indiferencia
Eres un hombre desesperado y sigues, sigues con ella
Y no sabes dónde ir, y no sé de dónde vienes
Y por qué, por qué me juraste amor en la mentira
El bosque que plantaste se ha quemado,
Arden nuestras vidas
Este es el fin de una aventura que un día
Llamaste amorosa
Ya no sirven las lágrimas. Me estalla esta cabeza
Ya soy una mujer indiferente. Ya me puede la vida
Ya me aterra el silencio. Sólo el camino me invita
Por el valle a desnudarme.
A dejar el descuido de mis harapos
Me bañaré en el río y dejaré las dudas en la orilla
Mi aspecto despeinado, la desesperación, la tristeza
Esta cara de máscara que me estalla al verte
Enterraré lo que me ocultas.
Asesinaré esta inquietud
Este desasosiego. Esta maldad atormentada
Y te juro, te juro por este tronco quemado
Por este bosque herido
Que no volverás a verme.
Que no estaré jamás en tu camino
Que no me reconocerás ni siquiera en el infierno
Porque desde ahora mismo: te lo juro
¡Seré una mujer nueva!

©Julie Sopetrán

~ por Julie Sopetrán en 31 julio, 2012.

15 comentarios to “EL TRONCO QUEMADO”

  1. Very engaging🙂

  2. Un poema escrito con fuerza y dolor. Lo mejor es bañarse en ese río que nombras y dejar que sus aguas profundas hagan lo que tienen que hacer. Un abrazo Julie

  3. Conozco de esos sentires.WooW! este poema una verdadera joya.a mi parecer excelente!Un placer enorme tenerla por mi blog.Desde México reciba un gran abrazo.

  4. Gracias Julie por pasar por mi blog cielo de lirios, es una alegría ya que casi nadie lo visita.Muchos besos

  5. Hola julie, nunca te había leído de esta forma tan tajante, sobria y enfadad EN EL POEMA -CLARO-Me gusta eso de mandar a paseo lo que es un penar y ser una mujer nueva.Mil besos para ti.Con ternuraSor.Cecilia

  6. el alma liberada busca volver a ser,es un escrito que muestra que la luz está siempre, solo debemos tomarla e iluminar nuestro camino..saludos querida Julie

  7. Querida Julie cuanto coraje y valentia para esta ruda declaracion, y sobre todo sobreponerse y ser una mujer nuevaEstupendo!!!!Un abrazo

  8. "…si al menos me dijeras lo que eres…"Que fuerte.Gran poema.Un abrazo.

  9. Por má doloroso que sea, no existe nada más sanador que afrontar la realidad y alzar la voz. Porque la vida merece vivirse plenamente. Sin engaños, ni mezquindades. Y tú lo has plasmado con una claridad y con la sangre hirviendo.Maravilloso, Julie!!!Además te inspiraste en Munch (uno de mis pintores favoritos)Eres una hechicera, mi amiga!!!Todo mi cariño para tÍ!!!

  10. Así me gusta querida Julie, ser mujer nueva después de tanto sufrimiento, de tanta tristeza y falta de respeto.Cuánta impotencia, cuánta ira contenida… Precioso poema, fuerte pero lindo como sólo tú lo sabes hacer.Besos

  11. Me gustó mucho ese coraje y valentía de sobreponerse a una mala jugada, poniendo las cartas sobre la mesa y encarando la realidad, sacudiendo todas las dudas y todo lo que estalla en la cabeza, es la única manera de empezar de nuevo y con pie derecho.Sin guardar ningún resentimiento.Estupenda entrada!Abrazos alados, Julie.

  12. Es absolutamente sobrecogedora esta reafirmación en una feminidad desbaratada,dolorida hasta la médula.Denso el sufrimiento, densa la rabia combinada con la impotencia y una fuerte resolución.Impresionante inspiración la que ese cuadro te ha provocado.Genial como siempre.Besos.

  13. Hola Julie,Es lo más real que te veo publicado sin pelos en la lengua… Si es en tu caso, ánimo que nos está permitido caer pero obligado levantarse. Medita, escucha música sacra, la vida es así y lo sabes. Pero cuando aparece en nuestras carnes es mejor desahogarse… Por lo tanto, el alquitrán ya está fuera. Ahora solo queda encontrar el antídoto para seguir el día a día como aprendizaje… Aqui tienes dos hombros para poder apoyarte -aunque esté en la distancia- Suerte, querida amiga y que los trolls se espanten… Vuelve al camino de las hadas, de los elfos, de los trasnos. Es mucho más sano y mágico.Un fuerte abrazo de cariño…

  14. Uf, querida amiga.No puedo comentar nada. Aún siendo inspirado en el cuadro de Munch, lo encuentro muy fuerte, muy real.Sólo te mando el más grande de los besos, que si te tuviera al lado, pudiera darte.

  15. EXCELENTE Y RUDA DECLARACIÓN A LA DECEPCIÓN.UN ABRAZO

Gracias por tus palabras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: